18.5.16

Madrid protege el Teatro Albéniz al declararlo Bien de Interés Patrimonial




17/05/2016 15:07

Madrid, 17 may (EFE).- La Comunidad de Madrid ha declarado Bien de Interés Patrimonial (BIP) el Teatro Albéniz, con el fin de reconocer los valores arquitectónicos y artísticos de este lugar, sede de una importante actividad cultural en el pasado y referencia para una generación.
Esta declaración de Bien de Interés Patrimonial supone que el inmueble, ubicado en la calle de la Paz, tiene una significación especial que merece un reconocimiento y una protección (nivel intermedio), respecto al resto de bienes de Patrimonio Histórico (cuenta con once esculturas de Ángel Ferrant y una pintura mural de Javier Clavo), aunque el bien no cuente con valores excepcionales.
En el caso de no llevarse a cabo esta declaración de BIP, el inmueble en su conjunto quedaría desprotegido y a merced de la voluntad de los propietarios.
Además, el Ayuntamiento de Madrid estaría obligado a conceder la licencia de demolición total o parcial del edificio, si así la solicitan sus dueños.
Tras la declaración de BIP, el actual inmueble podrá tener todos los usos que sean compatibles con la naturaleza del espacio y su configuración, como teatro, espectáculos, conciertos, cafés o convenciones.
No obstante, la declaración de BIP supone que la sala, el escenario, los accesos a los tres niveles del teatro y las escaleras tendrán que mantenerse.
Por otra parte, el Consejo de Gobierno ha declarado Bien de Interés Cultural el cuadro 'Descendimiento', obra de Pedro Machuca (Toledo, h. 1490-Granada 1550), pintor y arquitecto español, figura clave en la introducción del Renacimiento en España, asimilado directamente de los del estudio y aprendizaje de los grandes maestros Miguel Ángel y Rafael.
La pintura al óleo sobre tabla 'Descendimiento', realizada probablemente en Italia hacia 1518-20, fue dada a conocer en época reciente e ilustra el estilo del artista tras el estudio y aprendizaje de la obra de Miguel Ángel y Rafael en su etapa romana. Destaca la belleza y la fuerza expresiva de la composición, que soporta la comparación con obras análogas italianas de su tiempo.
El Consejo de Gobierno ha considerado que esta obra cumple todos los requisitos para ser declarada Bien de Interés Cultural (BIC), pues aporta un testimonio fundamental para el conocimiento de su producción temprana, tras su periodo de formación en Italia, reflejando en la misma una gran fuerza expresiva, un atractivo uso del color y una elaborada y acertada composición. EFE







2.12.15

La Plataforma Salvemos el Teatro Albéniz ve "una muy buena noticia" los pasos de la Comunidad para protegerlo


El Economista


EUROPA PRESS

1/12/2015


Ir a la noticia original


La Plataforma Salvemos el Teatro Albéniz ha celebrado el hecho de que la Comunidad haya comenzado los trámites para declarar Bien de Interés Patrimonial (BIP) la sala situada en la calle de la Paz número 11.

Tras este anuncio realizado por la presidenta regional, Cristina Cifuentes, una portavoz de la plataforma ha declarado a Europa Press que ésta es una "muy buena noticia" ya que supone que pueda concluir "con la reapertura del teatro".

Además, ha manifestado que la declaración del inmueble como BIP supone "una protección muy amplia de los tres niveles de pisos". "Creemos que es un paso adelante, el Teatro antes no tenía protección", ha manifestado.

La portavoz ha querido, además, recalcar que desde la plataforma llevan "diez años luchando" y ha advertido de que continuarán "vigilando que el teatro siga siendo un valor en la ciudad".

La Comunidad ha anunciado este martes que ha comenzado los trámites para declarar BIP el Teatro Albéniz. Se trata de una figura recogida en la Ley de Patrimonio Histórico de 2013 con la que quiere reconocer que el edificio tiene valores arquitectónicos y artísticos y que ha sido sede de una importante actividad cultural en el pasado.

Esta declaración de Bien de Interés Patrimonial supone que el inmueble tiene una significación especial que merece un reconocimiento y una protección (nivel intermedio) respecto al resto de bienes de Patrimonio Histórico, aunque el bien no cuente con valores excepcionales.

La Comunidad declarará al teatro Albéniz Bien de Interés Patrimonial



EL PAIS

2/12/2015

Ir a la noticia original

Fran Serrato

La medida ha sido celebrada por los defensores del inmueble, que ahora no podrá ser demolido

Un símbolo de la cultura en el siglo pasado, el teatro Albéniz, será declarado Bien de Interés Patrimonial (BIC) por la Comunidad de Madrid tras permanecer cerrado siete años en los que, incluso, se llegaron a tapiar sus accesos. Sin esta declaración, el inmueble quedaría desprotegido y podría ser demolido, tal y como anunció ayer Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad. La medida ha sido celebrada por la Plataforma de Ayuda al Teatro Albéniz, ya que facilita que el edificio mantenga su funcionalidad, algo que la organización ha considerado "un gesto único" en favor de la cultura.


El nuevo estatus del Albéniz, una sala multiusos de 1.337 metros cuadrados situada en la calle de La Paz, está recogido en la Ley de Patrimonio Histórico de 2013. Con su aplicación se reconocerá que el edificio tiene valores arquitectónicos y artísticos peculiares y que ha sido sede de una importante actividad. Así lo considera el gobierno regional, que a través de la Dirección General de Patrimonio Cultural firmará la propuesta, que será notificada a las partes afectadas. Una vez publicada en el Boletín Oficial de la Comunidad (BOCAM), se abrirá un periodo de un mes de información pública, se recogerán las alegaciones y se redactará la resolución.

La Ley de Patrimonio Histórico establece un plazo de seis meses desde su publicación en el BOCAM para que la declaración entre en vigor. En ella se reconocerá que el centro tiene una significación especial y que, por tanto, merece una protección (el nivel intermedio, de los tres que existen para los bienes de Patrimonio Histórico).
Un lugar simbólico

Esa particularidad se debe a la actividad del teatro, que en las primeras décadas del siglo XX cultivó géneros como la comedia, la zarzuela y la revista. Tras el paréntesis de la Guerra Civil, se concibió un proyecto flexible, que ofrecía cine, teatro y otras variedades. El teatro cerró el 21 de diciembre de 2008, precisamente cuando se iba a cumplir un siglo de la muerte del compositor y pianista Isaac Albéniz, que le da nombre. Se había reinaugurado en 1945 y, desde 1985, lo tenía alquilado y lo gestionaba la Comunidad de Madrid.

Sin la decisión del Ejecutivo autonómico, “el inmueble quedaría desprotegido y a merced de la voluntad de los propietarios”, indicó ayer Cifuentes.

Actualmente, el Albéniz pertenece a una sociedad familiar, que se lo compró a Kutxabank, que lo había adquirido por cinco millones de euros en enero de 2014, cuando un concurso de acreedores obligó a subastarlo. Entonces era propiedad de la inmobiliaria Monteverde, que planeó en su momento demolerlo para levantar un hotel y pisos de lujo.

Desde su último cambio de dueños, en 2014, la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad ha estado trabajando en el expediente para declarar el teatro como BIC. El Tribunal Superior de Justicia le quitó la protección arquitectónica en 2003, y en 2006 permitió su derribo.

El Ayuntamiento, entonces regido por Alberto Ruiz-Gallardón (PP), llegó a un acuerdo unos meses después con la inmobiliaria propietaria, que renunció a su plan de convertirlo en pisos de lujo. En 2011, el Tribunal Superior de Justicia obligó a la Comunidad a incoar un expediente para proteger el Albéniz. La iniciativa sale adelante ahora, cuatro años después, por la insistencia de la Plataforma de Ayuda al Teatro Albéniz, que ante la negativa del Gobierno regional a declararlo como BIC, interpuso un recurso para que fuera protegido. El tribunal le dio la razón y la Comunidad acató la sentencia. Los propietarios recurrieron ante el Supremo y el edificio siguió abandonado, e incluso llegó a ser okupado. En diciembre de 2012, el mismo tribunal desestimó el recurso y ordenó iniciar el expediente para declararlo BIC.

Cifuentes ‘blinda’ el Teatro Albéniz tras ocho años de cierre y amenazas de derribo


INFOLIBRE

1/12/2015

Ir a la noticia original

    La Comunidad de Madrid, que dejó el edificio en 2008, lo declarará Bien de Interés Patrimonial para impedir su derribo.

    Los dueños han intentado impedir desde entonces que se incluya en el catálogo de bienes protegidos, ante lo que la región prefirió no actuar.

La Comunidad de Madrid ha iniciado los trámites para declarar Bien de Interés Patrimonial (BIP) el Teatro Albéniz, como ha informado este martes la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes y recoge la agencia Europa Press. Esto supone que, siete años después de su cierre y de constantes amenazas de demolición, gran parte del edificio quedaría protegido. El Gobierno regional mantuvo alquilado el centro entre 1986 y 2008, cuando se inauguraron los Teatros del Canal. En 2008 abandonó el edificio, y se ha resistido desde entonces a incluirlo en el Catálogo de Bienes Protegidos.

El Teatro Albéniz, una parcela de 1.377 metros cuadrados situada en la calle de la Paz, número 11 de Madrid, es propiedad de Kutxabank desde febrero de 2014, que lo adquirió a la inmobiliaria Monteverde a cambio de anular la deuda de cinco millones de euros que esta tenía con la entidad. Cifuentes ha señalado que la declaración de BIP es vital, porque sin ella "el inmueble en su conjunto quedaría desprotegido y a merced de la voluntad de los propietarios". Además, el Ayuntamiento estaría obligado a conceder la licencia de demolición total o parcial del edificio, si así la solicitaran sus dueños.

La declaración supone que "la sala, el escenario, los accesos a los tres niveles del teatro y las escaleras se mantendrán" intactos, según la plataforma Ayuda al Teatro Albéniz, aunque esta categoría, inferior a la de Bien de Interés Cultural, no protege otras secciones del edificio. Además, podrá tener todos los usos que sean compatibles con la naturaleza del espacio y su configuración, es decir, teatro, espectáculos, conciertos, cafés, convenciones... "Cualquier actividad que requiera de un escenario y un público y de unas especiales condiciones ambientales y de funcionamiento", ha precisado la presidenta.


Hasta ahora, el Albéniz ha seguido una confusa trayectoria legal. El teatro entró en el Catálogo de Bienes Protegidos desde 1997, pero los dueños recurrieron esta decisión ante el Tribunal Superior de Justicia alegando que el edificio no tenía la "relevancia arquitectónica" necesaria. En 2003, la justicia les dio la razón y sacó al teatro de la lista. La Comunidad (presidida entonces por Gallardón) interpuso un recurso que Esperanza Aguirre acabó descartando a su llegada al Gobierno regional. La sentencia se hizo firme en 2005: el Albéniz podía convertirse en oficinas, centro comercial o un hotel. Un año más tarde, lo compró la inmobiliaria Monteverde, hoy en quiebra por haberse endeudado adquiriendo edificios históricos para su venta.

La Comunidad de Madrid abandonó la sala, que utilizaba desde 1986, para instalarse en los recién inaugurados Teatros del Canal. El Albéniz acogió su última representación el 21 de diciembre de 2008 con La vida es sueño, de Calderón de la Barca. La plataforma recogió más de 5.000 firmas para pedir que el teatro siguera abierto pero, aunque la inmobiliaria había prometido mantener su uso, clausuró el teatro para tratar de arrancar varios proyectos de viviendas de lujo o de venta a otra entidad. El Albéniz, inaugurado en 1945 sobre un inmueble que data del siglo XVIII, no volvió a abrir sus puertas.

El Tribunal Superior obligó a la Comunidad a abrir el expediente de interés cultural para el recinto en 2011, como resultado del recurso que interpuso la plataforma Ayuda al Teatro Albéniz. Estos fundaban su solicitud en la riqueza teatral e histórica del local, y no en su excepcionalidad arquitectónica, que ya había sido descartada. Es la misma estrategia que utiliza hoy la Comunidad de Madrid al iniciar los trámites para nombrarlo Bien de Interés Patrimonial, una figura recogida en la Ley de Patrimonio Histórico de 2013 que distingue a bienes que no tienen la singularidad de los Bienes de Interés Cultural, pero merecen un reconocimiento por su actividad pasada.

La Dirección General de Patrimonio iniciará los trámites con una propuesta de declaración que será notificada a la Real Academia de la Historia, el Colegio de Arquitectos, el Ayuntamiento de Madrid, asociaciones y colectivos, y se publicará de manera oficial en el boletín de la Comunidad. Después de vuelve a redactar el texto con las alegaciones de las partes y del Consejo Regional de Patrimonio. Todo esto tiene que cerrarse en un plazo máximo de seis meses.